domingo, março 26, 2017

LA PASIÓN INCONCEBIBLE

Liliana Blum (Durango, 1974) es una escritora que sabe asombrar al lector, desasosegarlo, indignarlo, conmoverlo. Ya sea que hable sobre madres arrepentidas de serlo, de las miserias del Holocausto judío, de incontrolables apetitos o de las más oscuras fantasías. Su penúltima novela, Pandora (Tusquets Editores, 2014) causó una gran controversia entre el público y la crítica, al abordar una parafilia escasamente conocida, el feederism, cuya realización lleva a una pareja a la catástrofe.
En su novela más reciente, El monstruo pentápodo -aparecida bajo el mismo sello editorial a principios de 2017-, Blum aborda la pasión más inconcebible: la pedofilia: perversión que padece Raymundo Betancourt, un ingeniero civil que ha contenido a su bestia interna por mucho tiempo, pero que, cuando la deje escapar, trastocará varias vidas sin importarle nada…
Converso con Liliana Blum acerca de El monstruo… vía internet.


-¿Por qué ubicar El monstruo pentápodo en Durango? 
Alguien dijo por allí que Pandora, mi novela anterior, no parecía estar ubicada en ninguna parte en particular. En realidad sí lo estaba, en mi mente yo lo tenía claro, pero no fue evidente para los demás. Para mi próxima novela decidí que no habría ambigüedad en cuanto al lugar. Escogí el Durango de mi niñez, simplemente por la nostalgia que tengo de volver.

-¿Está de acuerdo con que su obra sea denominada ‘novela negra’? 
El protagonista de mi novela es un monstruo, un pedófilo y, por ende, un criminal. La novela negra se define como aquella que muestra la trama desde el punto de vista de un criminal. En ese sentido sí estoy de acuerdo con que se le llame novela negra a mi libro.

-Resulta intrigante la manera en que usted plantea hasta qué punto una víctima colabora con el victimario. 
En El monstruo pentápodo hay, efectivamente, una colaboración de uno de los personajes con el victimario, pero no podría decirse que se llega a convertir en el verdugo. Si bien Aimeé es co-responsable por omisión durante un tiempo, al final es ella quien termina haciendo lo correcto y salvando a la niña.

-En su volumen de cuentos Vidas de catálogo aparece una mujer enana, vendedora de cosméticos, “La señorita de Avon”; mientras que en El monstruo… aparece otra mujer enana, Aimeé. ¿Cómo surgió la idea de incluir personajes con esta característica física? 
Siempre he tenido fascinación por los freaks, además de que en El monstruo pentápodo juego con la dualidad del concepto: por un lado, los monstruos que no pueden ocultarse (como quien sufre de un defecto congénito) y, por otro, los monstruos que circulan entre nosotros con un disfraz de normalidad escalofriante que engaña a todos. Mariquita, la enana del cuento “La señorita de Avon” es el tipo de mujer que ninguna esposa pensaría pudiera convertirse en amante de su marido. Aimeé, por otra parte, jamás imaginó que un hombre ‘normal’ se fijaría en alguien como ella. Creo que los freaks dejan más en evidencia lo engañosa y superficial que es la sociedad en que vivimos. 

-Si Pandora, la mórbida obesa, y Aimeé, la enanita, se conocieran tras haber caído en desgracia, ¿de qué platicarían? 
Seguramente acordarían verse en un lugar privado, para evitar las miradas burlonas de los demás. Platicarían de los hombres de sus vidas, bueno, del hombre de su vida pues cada una sólo ha tenido uno: Gerardo y Raymundo. Quizás a toro pasado se pondrían a pensar cómo pasaron por alto ciertas cosas, por qué terminaron autoengañándose, cómo se animaron a hacer lo que hicieron. 

-¿El miedo y la culpa son condiciones inherentes a la maternidad? 
Supongo que la experiencia de la maternidad es tan diversa como el número de mujeres que son madres, pero quiero pensar que en la mayoría de los casos sí predomina el miedo: a que el hijo se enferme, se muera, sufra, que se lo roben, que pueda salir adelante por sí mismo cuando la madre ya no esté. De la misma manera, al menos en mi caso particular, la culpa está siempre allí: yo como madre siempre me he cuestionado si realmente he hecho tomado las mejores decisiones en torno a mis hijos, si he puesto todo de mi parte, si no hubiera sido mejor que hubiera hecho las cosas de otra manera… 

-¿Por qué gusta tanto de colocar a sus personajes en situaciones-límite verdaderamente desquiciantes? 
Porque lo que en la vida real es ideal (que las personas actúen de forma coherente, razonable, que convivan en armonía, que se respeten, que no se agredan, etc.), en la ficción se traduce en completo aburrimiento. A mí me gustan las novelas en las que hay conflictos (sobre todo internos) que ponen a los personajes en jaque: deseos imposibles, oscuros, decisiones que siempre son dilemas. 

-¿Considera que pudiese rehabilitarse socialmente a un pedófilo? 
No, así como tampoco creo que se pueda revertir la heterosexualidad u homosexualidad de un individuo. Creo que la sexualidad se fija a una edad temprana, sea producto de los genes o de ciertas experiencias significativas. A lo más que se puede aspirar es a ‘controlar’ los impulsos de un pedófilo, pero jamás podría rehabilitarse o cambiar el motor de su deseo. 

-Tras leerla, se queda uno con la sensación de que no hay refugio posible contra la maldad del mundo… 
La maldad nos rodea como la oscuridad a los hombres de las cavernas. A pesar de años de supuesta civilización, hay depredadores entre los seres humanos: los vemos todos los días como los bullies en las escuelas, solazándose en torturar a compañeros inocentes; los vemos en puestos de poder; en el narco; y en personas como Raymundo, que de vez en cuando hacen noticia.

-¿Qué diría su prima siquiatra si leyera este libro?
Supongo que lo mismo que podría opinar cualquier lector de mi novela. Quiero pensar que los lectores saben distinguir entre un autor y su obra. Novela no es biografía. Yo soy la escritora; yo no soy mis personajes. No soy remotamente interesante como los personajes de mis novelas ni creo que mi vida merezca ser novelada. Eso sí, como dicen las abuelitas, tengo mucha imaginación.
     
Elena Méndez
___
http://www.homines.com/palabras/entrevista_liliana_blum/index.htm


Nenhum comentário: