sábado, novembro 19, 2016

GOZAR LA NOTA: SALA DE REDACCIÓN, DE PABLO ESPINOSA






 
El periodismo cultural no debe limitarse únicamente a reproducir los boletines de prensa institucionales, como suele ocurrir en los medios mexicanos. Debe vivirse.  Y me consta que alguien lo vive: Pablo Espinosa, autor de Sala de Redacción (Secretaría de Cultura, 2016).
Este volumen, que leí con gran regocijo, consta de 60 textos, de los cuales 57 son las esmeradas notas periodísticas de Espinosa, aparecidas originalmente tanto en el diario de circulación nacional La Jornada como en Revista de la Universidad. Los otros tres textos que acompañan la obra son una nota del editor, una introducción del autor y un muy lúdico prólogo de Elena Poniatowska, donde ennumera los múltiples talentos y datos curiosos que Espinosa comparte a los lectores.
El autor, según me comenta en plática personal, no planeó que fueran 60 textos. Sólo que así quedó el material, tras depurarse. Pero en un azar cortazariano resultaron 60 textos, uno por cada año que ha vivido este nativo de Córdoba, Veracruz.
Si, como aseguraba uno de sus entrevistados, el fenecido colega polaco Ryszard Kapuściński: “Una mala persona nunca puede ser un buen periodista”, Espinosa, entonces, es un gran periodista, pues es una gran persona. Hombre que se conmueve con los detalles que nadie ve, que encuentra la belleza en los sitios más insospechados.


Este libro es un híbrido entre periodismo y literatura: ora transita de la crónica al reportaje, de la reseña a la entrevista, del cuento a la poesía. Las figuras retóricas, la manera en que maneja el tiempo, el lirismo del lenguaje no dejan lugar a dudas: Pablo es un literato que prefirió el vértigo de la prensa escrita, donde debe mantenerse tan inquieto como los colibríes que tanto le fascinan.
El autor es testigo privilegiado del amoroso vals entre Pilar del Río y José Saramago tras concedérsele a éste el Nobel de Literatura en 1998. Nadie se percata de las palabras bordadas en el holán del vestido de ella. Sólo Pablo.  Eso lo vivió y le conmovió.
Sin embargo, la habilidad del autor para transmitir la emoción de lo acontecido en otros espacios y tiempos, es asombrosa: uno puede sentir los puñetazos rozándole la cara, en el debut de Consagración de la Primavera, de Ígor Stravinski; puede verlo acariciando, con temblor sagrado, las partituras de Mozart, su amado Volfi, el sibarita que murió en la miseria pero cubierto de gloria; puede mirarlo llorando de rabia porque le mataron a Lennon, su Lennon.
El lector puede, asimismo, ir hilando las afinidades entre los artistas mencionados. Hay Músicos Poetas: Lou Reed, Laurie Anderson, Patti Smith, David Bowie, Rodríguez y Bob Dylan. Hay danzas budistas y música cercana al budismo: Sankai Juku y el Parsifal wagneriano, por ejemplo.
Hay conclusiones que uno osa aventurar: Que la compañía de Marie Chouinard debió ser la que danzara cuando Ígor, malicioso fauno, debutó en París con su Consagración; que Rodríguez no necesitó ser Pessoa para llenarse de heterónimos; que Pärt emana luz, como Johann Sebastian Bach; que, si la música es como el agua, tal como asevera Terry Riley, uno no se baña dos veces en el mismo río de acordes; que hay muertes poéticas si quien las muere es un tocado por los dioses, como sucediera con Reed. Otras, en cambio, resultan postreras representaciones operísticas, como la de Callas flotando en un sueño de fármacos.
Que la música popular y la culta pueden coexistir, llevando el trópico al altiplano, como en la excelente fusión de la Santanera con la Orquesta Filarmónica de la UNAM; y que el autor es un profeta, pues vaticinó hace cuatro años que Dylan obtendría el Nobel de Literatura, como acaba de ocurrir.  
Descalza, como la violinista Patricia Kopatchinskaja, evoco mis conmovidas lágrimas de hace un rato, y pronuncio una palabra que le enseñaran a Pablo en la selva amazónica: Anhó. Gracias. 

Elena Méndez

____
Pablo Espinosa,
Sala de Redacción,
Prólogo: Elena Poniatowska,
Col. Periodismo Cultural,
Secretaría de Cultura,
México, 2016,
332 pp.
 

http://www.siempre.com.mx/2016/11/gozar-la-nota/
 

sábado, novembro 05, 2016

LA INDEBIDA NOSTALGIA: SOFÍA O EL ORIGEN DE TODAS LAS HISTORIAS, DE RAFIK SCHAMI





Nostalgia significa, etimológicamente, “dolor por el regreso”. Ese es justo el tema central de Sofía o el origen de todas las historias (Salamandra, 2016), la más reciente novela de Rafik Schami (Damasco, 1946).
Schami, cuyas obras se han traducido a treinta idiomas, se llama en realidad Suheil Fadél. Dicho seudónimo significa “Amigo de Damasco”, en lengua árabe. Tan amigo se considera de su ciudad natal que, pese a haber adoptado la nacionalidad alemana, no se olvida de sus orígenes.
Salman Báladi –alter ego del autor- lleva cuarenta años lejos de Siria, de donde huyó tras participar en la guerrilla durante los afanes quijotescos de su juventud. Aunque ahora vive en Italia y es un exitoso comerciante de productos gourmet, la saudade no lo deja en paz.
“La memoria es una ciudad invisible”, reflexiona. Esa ciudad invisible en la que habita sin poder confesarle a nadie -ni siquiera a su esposa Stella ni a su hijo Paolo- por qué extraña tanto las callejuelas damascenas: “Salman tenía una importante razón para volver a Damasco, aunque sólo fuera de visita (…) Se trataba de la humillación que había supuesto para él estar exiliado de su ciudad (…) No había perdido la esperanza de superar el trauma del exilio” (p. 157).
Sus padres, Sofía y Yúsuf, buscan ayudarlo a regresar. Al descartarse los posibles riesgos, Salman visita Damasco. No obstante, pronto se percata de su indebida nostalgia.
Hay otras líneas narrativas dedicadas a tres personajes fundamentales en el destino del protagonista: el septuagenario Karim, profesor jubilado; Aída, una guapa estilista cincuentona, pareja de éste, cuyo amor escandaliza al vecindario; y Sofía, exnovia juvenil del profesor, a quien salvó tras negarse a cometer un crimen de honor en contra de su hermana.
Salman se topa con un Damasco retrógrado, donde se mutilan los sueños y se envidia a quienes profesan la religión del amor, como Aída y Karim -que originalmente pertenecían a cultos distintos-; donde el vulgo teme que sus palabras sean malinterpretadas por algún chivato que los entregue al régimen; donde la codicia impera sin importar los lazos de sangre.
Salman, al verse en un grave peligro, se arrepiente de haber vuelto. Piensa: “¿Qué tipo de sociedad ha producido el clan El Asad en esta fábrica de miedo? Los sirios, el pueblo más vocinglero de Oriente, son en la actualidad seres abatidos, cobardes y hablan en voz baja. Se humillan y obedecen…” (p. 347).
Escucha testimonios aberrantes de dos excamaradas que padecieron la cárcel: Ádel, un próspero dentista homosexual; y Hani, un exrestaurantero que ha fracasado en todos los aspectos de su vida. El primero, si bien ahora se encuentra boyante, declara: “Los odio a todos, tanto al gobierno como a la oposición” (p.339).
Por su parte, el segundo refiere: “debajo de Damasco hay toda una ciudad infernal(…) Quien una vez ha vivido allí y ha sobrevivido tiene que olvidarlo enseguida si no quiere perder la razón (…) Te echan a la calle, pero en realidad tardas mucho en abandonar la prisión” (p. 360).
Sin embargo, hay en esta obra resquicios para momentos hilarantes, conmovedores y hasta sensuales: como en aquella reunión donde una joven invitada de la familia Báladi cuestiona por qué no existen buenas novelas policiacas árabes, suscitando toda una polémica al respecto; como el abrigo maternal que reciben Karim y Salman en sus respectivas huidas; como las picantes aventuras de Salman con sucesivas damiselas, acuciado por la indiferencia de Stella, enfocada en su profesión de farmacóloga y el cuidado del pequeño Paolo.
Schami acierta al no caer jamás en lo panfletario pese a la fuerte crítica que se hace de la dictadura siria. Asimismo, pugna por una sociedad en donde reine el amor y no dogmas o leyes absurdas. 
Elena Méndez

_____



Rafik Schami,
Sofía o el origen de todas las historias
(título original: Sophia oder
Der Anfang aller Geschichten),
Traducción: Susana Andrés,
Col. Narrativa,
Ediciones Salamandra,
Barcelona, 2016,
480 pp.



http://www.siempre.com.mx/2016/11/la-indebida-nostalgia/