quinta-feira, julho 30, 2015

OSCURA FANTASÍA: PANDORA, DE LILIANA V. BLUM



¿Acaso el amor no es rendirse a la voluntad del otro? Fue algo que me hizo cuestionarme Pandora, segunda novela de Liliana V. Blum (Durango, 1974).
La autora reitera su gran capacidad para mantener al lector en vilo mediante historias no convencionales, de situaciones-límite que alteran la de por sí frágil existencia de los personajes.
En esta novela, Pandora, recepcionista treintañera con obesidad mórbida, sólo conoce un placer en la vida: comer, al que se consagra con mayor razón al quedar huérfana de padre, la única persona de quien recibía afecto.
Ya nadie puede defenderla de la tiranía de su madre y el sadismo de su hermana, obsesionadas con la belleza y la perfección y siempre dispuestas a ridiculizarla.
Con el duelo reciente y la autoestima por los suelos, nunca imagina que desatará la pasión de Gerardo, un guapo y afamado medico que aparentemente tiene todo para ser feliz: hogar, prestigio, dinero.
Sin embargo, el apuesto médico guarda un secreto: Ha cultivado durante años una parafilia consistente en sentirse atraído por mujeres excesivamente gordas.
Así, encuentra en Pandora a la persona en quien satisfacer su oscura fantasía.
Le plantea un extraño pacto: Él la alimentará y ella se dejará engordar al infinito.
Pese a las iniciales reticencias de la chica, logra convencerla, diciéndole justamente lo que ella desea escuchar: "Mientras más haya de ti, más voy a quererte" (p. 171).
Tanta felicidad no pasa inadvertida a los ojos de Abril, esposa del especialista, quien ha desarrollado una fuerte codependencia hacia su pareja.
Abril, temerosa de que la engañe al no considerarla deseable, se torna anoréxica, alejándolo aún más.

Tal como su rival, pero aún más vulnerable, Pandora desarrolla también una enorme codependencia hacia el médico, por cuyo amor ha renunciado al mundo.
Carente de toda voluntad y, no obstante, libre de temores ante un hombre al que ha endiosado, Pandora no alcanza a vislumbrar la catástrofe que se avecina.
Blum, narradora impía, avasallante, plantea, de un modo exquisito, lo que puede ocurrir al rendirse a las fantasías que se han guardado tanto tiempo bajo llave.
Esas que, cuando afloran, despliegan una miseria interior irremediable.

Elena Méndez

____
Liliana V. Blum,
Pandora,
Col. Andanzas,
Tusquets Editores,
México, 2015,
242 pp.
 

http://www.homines.com/palabras/liliana_blum_pandora/index.htm



domingo, março 22, 2015

ESCRIBIR CON ALMA



Hace tiempo que no escribo en este blog. Más que nada, lo he utilizado para reunir mis colaboraciones de periodismo cultural.
Pero recordé que tenía una entrada titulada "Escribir novela" * donde me justificaba para no hacer una.
Cito:
"Guadalupe Ángeles hace tiempo me sugirió escribir una novela. Hace dos días, Claudia Apablaza hizo lo mismo, añadiendo que debería explotar la oralidad que caracteriza mis textos.
Borges jamás escribió una novela, sin embargo todos reconocemos en él a un estupendo escritor.
Y bueno, ¿acaso no podría yo emular a Borges?"

Ahora que releo ese texto, sonrío y bendigo el impulso casi maníaco que me hizo contradecirme.
En sólo 13 días escribí la novela a la que tanto me había resistido, sin pensar en la mafia cultural ni en el pinche marketing ni en nada.
Sólo pensé en mis ansias de escapar de una realidad mezquina; en demostrarme que podía escribir lo que yo quisiera, aun en las condiciones más paupérrimas, y en homenajear a mi hermano Coki, muerto en abril del año pasado.
A eso me refiero cuando hablo de escribir con alma.
Todo lo demás es sintético.


* http://letaniadelajovensuicida.blogspot.mx/2009/09/escribir-novela.html