segunda-feira, julho 05, 2010

BAQUIANA: LUZ, GUÍA


Para los escritores hispanoamericanos, ya sean principiantes o experimentados, suele ser difícil encontrar un medio dónde difundir su trabajo y de que éste sea respetado, independientemente de que reciba o no una remuneración por él. Cada vez son menos los suplementos o publicaciones enfocados a la cultura en general o a la literatura en particular, porque, desgraciadamente, suelen considerarse un lujo proveniente de la ociosidad. Ergo, no resultan rentables, como sí puede serlo la escandalosa vida de los futbolistas internacionales o de las estrellas hollywoodenses. Eso, aunado al presupuesto cada vez más limitado que reciben las instituciones públicas educativas o culturales.
Por eso resultan aún más loables las iniciativas de particulares por promover la cultura, la literatura, a sabiendas de que es una actividad que habrán de realizar “por amor al arte”.
Tal es el caso de Baquiana, revista literaria fundada en 1999 por Patricio E. Palacios y Maricel Mayor Marsán, una pareja que decidió fundar este portal donde han dado cabida tanto a autores noveles como a los avezados, procedentes de diversos países hispanoparlantes.
La única carta de presentación que se solicita es la calidad del trabajo, el cual ha de ser inédito, dado que esta publicación cuatrimestral lanza un Anuario donde se recopilan las colaboraciones correspondientes. Este soporte físico, el papel, ya en forma de libro, contribuye a hacer perenne lo efímero, pues ¿qué autor no desea que su obra trascienda de algún modo?
Las secciones que conforman la revista literaria Baquiana están consagradas a diversos géneros, ya sea de creación o de información, crítica y análisis: poesía, reseña, ensayo, entrevista, narrativa, opiniones y teatro. Todo esto brinda un panorama muy completo de la literatura realizada en la comunidad hispanoamericana.
Al entrar al portal, lo primero que leemos es la historia de la palabra “baquía”, de origen haitiano, la cual –cito- “significa el conocimiento práctico de las sendas, atajos, caminos y ríos de un país”.
De este modo, quien posea dicho conocimiento será denominado, entonces, “baquiano o baquiana”.
Baquiana, nuestra revista, se esfuerza en ser luz y guía de los escritores hispanos. Esta incansable labor, por fortuna, ha sido reconocida internacionalmente, al obtener el galardón Golden Web Award durante dos periodos consecutivos: 2001-2002 y 2002-2003. Asimismo, iworld de España la seleccionó como uno de los mejores sitios en español en 2001-2002. Hasta el año pasado, Baquiana contaba con un promedio mensual de un millón y medio de visitantes, el cual, seguramente, se ha ido incrementando, dado el prestigio y respeto que esta publicación ha sabido ganarse, al seleccionar cuidadosamente los materiales incluidos y buscar siempre que éstos resulten interesantes para sus lectores. En lo particular, estoy muy agradecida con Baquiana, sobre todo con Maricel, su Directora de Redacción, ya que, sin conocerme en persona y sin haber sido recomendada por nadie –condiciones que obstaculizan y desalientan a cualquiera-, confió en mi trabajo. Ese apoyo ha sido fundamental para mí, al confirmarme que merece la pena continuar en este arduo camino. He aparecido en dos de los Anuarios: El octavo y el décimo, correspondientes a 2006-2007 y 2008-2009, respectivamente. En ambos he contribuido con reseñas de libros de autores mexicanos como Luis Humberto Crosthwaite (Tijuana, 1962), Liliana V. Blum (Durango, 1974) y Tryno Maldonado (Zacatecas, 1977), todos ellos con una trayectoria destacada. En mis reseñas busco transmitir mi entusiasmo por la obra de estos narradores, causar curiosidad e interés en el lector, tarea que emprendo con infinito placer.
Baquiana, luz, guía, ha encaminado mis letras y las de numerosos colegas hispanoparlantes por un amplio sendero donde nos esperan lectores ávidos de buena literatura.
Elena Méndez
____
*Texto leído durante la presentación de Revista Literaria Baquiana, Anuario X, 2008-2009 (Ediciones Baquiana, 2009), en la XXXI Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, el 26 de febrero de 2010 en la Ciudad de México.


sexta-feira, julho 02, 2010

"QUISIERA QUE ME LLAMARAS 'AMOR MÍO' "...

Estuve buscando un libro de este hombre años enteros. Hace poco me empecé a escribir con él, gracias al maestro Adolfo Castañón. Por fin lo conocí en persona: don José de la Colina, una de mis mayores influencias literarias. Galante, lúcido, terrible. "Hasta que se me concedió acariciar un tigre en la piel de una hermosa mujer", exclamó, luego de que Anamari Gomís nos tomase una foto juntos. Y ya para despedirnos, expresó: "Quisiera que me llamaras 'amor mío'", y me besó la mano. Y entonces yo le dije amor mío, le besé la mano, a su vez, y pensé en el verso que da nombre a aquel viejo cuento suyo: Amor condusse noi ad una morte, oh, petit morte tan loada por nosotros...
FOTO: Anamari Gomís

quinta-feira, julho 01, 2010

PITOL O EL ANUNCIO INESPERADO

Conocí a don Sergio Pitol. Hombre alto, gallardo, elegante, a pesar de su salud frágil. Acaba de sufrir un derrame cerebral. Martín Solares me presentó con él mientras esperábamos afuera de la Librería Rosario Castellanos (FCE) que iniciara la presentación del libro del maestro, Una autobiografía soterrada (Ampliaciones, rectificaciones y desacralizaciones), publicado por Almadía este año. Me conmovió su pulso tembloroso mientras escribía una dedicatoria en el ejemplar que su editorial tuvo la gentileza de proporcionarme. Y me conmoví todavía más cuando, ya en la presentación, citó a su gran amigo, recién fallecido, Carlos Monsiváis, a quien dedicó el primer cuento que escribió en su vida. Una conversación entre ambos aparece al final del mencionado volumen.
Pero eso no era sino el preámbulo del vuelco que sentiría mi corazón cuando, al cerrar su discurso, anunció -firme pese a su voz que amenazaba con quebrarse-: "Éste es mi último libro y el final de mi obra".
Me levanté para ovacionarlo. Luego el resto del público haría lo mismo. Acaso ese sea el mejor homenaje para un hombre nacido para inventar, para inventarse.
FOTO: MARTÍN SOLARES

BAQUIANA EN MINERÍA


En esta foto aparecen: Elena Méndez, Maricel Mayor Marsán, Patricio E. Palacios y el Sr. Cónsul Arturo Morell, durante la presentación del X Anuario de la revista literaria Baquiana* en la XXXI Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, en la Ciudad de México, el 26 de febrero del presente año.
Quien se llevó la tarde, indudablemente, fue el Cónsul, al emocionar al público con la frescura de sus poemas.
*MÁS SOBRE BAQUIANA EN LA FILPM: