terça-feira, maio 11, 2010

TRAGEDIA QUE ILUMINA: MAMÁ, DE JOYCE CAROL OATES


Joyce Carol Oates (Lockport, 1938), cuyo nombre resuena cada año entre los candidatos del Nobel, es una narradora a quien se podría calificar de intimista. Esto, claro, sin tomarlo en un sentido peyorativo. Por el contrario: la narradora estadounidense posee la capacidad de plasmar cotidianidades y asuntos domésticos de una manera exquisita.
Mamá, su más reciente novela, es prueba ferviente de ello.
Nikki Eaton, periodista norteamericana ya en sus treintas, funge como narradora protagonista de su historia familiar, centrándose en su madre, Gwen, a quien ve por última vez, precisamente el Día de las Madres, celebración que comparten con numerosas amistades.
Gwen, mujer viuda y de sólidos principios, reclama a Nikki el sostener una relación con un hombre casado y con hijos, Wally Szalla, propietario de una radiodifusora, lo cual provoca un amargo disgusto en la joven, acostumbrada a hacer con su vida lo que quiere.
Recordar esta discusión le traerá severos remordimientos a Nikki, cuando días después, extrañada por carecer de noticias de su madre, la procure en el hogar familiar y descubra que ha sido brutalmente asesinada.
Este acontecimiento trastocará su existencia y la de Clare, su hermana mayor, ama de casa y madre de dos hijos, tan distintas entre sí, pues Nikki es una persona extravagante, sensual, desinhibida, mientras que Clare es, aparentemente, toda perfección.
Ambas hermanas se descubrirán harto frágiles en su duelo, todavía más penoso por verse enfrentadas a la búsqueda del asesino y el consiguiente proceso judicial y por cómo afecta su rutina cotidiana, empezando por sus afectos más cercanos.
Así, cada una tomará decisiones que resultarán precipitadas ante ojos ajenos: Nikki se instala durante el verano en el hogar familiar, lo cual ocasiona estupefacción en todos, por no creerla capaz de soportar los recuerdos, sin saber que ahí radicará su fortaleza; y Clare, la perfecta, la mesurada, abandonará a su esposo Rob y a su hija mayor, Lilja, llevándose al pequeño Foster a Filadelfia.
Nikki, asimismo, se verá rodeada constantemente de las amistades de su mamá, quienes le irán revelando secretos insospechados acerca de ésta y de su padre.
La transformación de la joven periodista será sorprendente, pues, de ser una chica de cabellos punk teñidos de morado, vestida provocativamente, adoptará el sosegado estilo materno.
Sin embargo, la transformación más sorprendente será de índole espiritual. Nikki hallará el verdadero amor en medio de todos estos cataclismos emocionales…
“La tragedia es una experiencia que ilumina el carácter” ha declarado Joyce Carol Oates. Después de leer Mamá, no podríamos estar más de acuerdo.
Elena Méndez
___
Joyce Carol Oates,
Mamá
(título original: Missing Mom),
Traducción: Carme Camps,
Alfaguara,
México, 2009,
488 pp.

Nenhum comentário: