quarta-feira, março 31, 2010

CONJUGUE EL VERBO COSPLAYEAR







Elena Méndez (Culiacán, Sinaloa, México, 1981).- Licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas por la Universidad Autónoma de Sinaloa. Narradora. Redactora de Homines.com. Durante 2007-2010 fue Subdirectora de Revistaespiral.org. Ha participado en los talleres literarios de los escritores mexicanos María Baranda, David Toscana, Cristina Rivera Garza, Andrés de Luna, Federico Campbell, Anamari Gomís y Antonio Deltoro. Textos suyos han sido publicados en España, Chile, México, Estados Unidos, Brasil y Colombia.
Coautora de la Antología mínima del orgasmo (Ediciones Intempestivas, 2009).


Me gusta Jan Valentine porque siempre he admirado a los seres oscuros. Me permite explorar mi lado violento. Esto se matiza con la comicidad de la que es capaz, lo cual me hace identificarme bastante con él, ya que es una característica que la gente señala mucho acerca de mi personalidad.

Exigencias de la caracterización:
El maquillista adorará a Elena, no sólo por tener una muy pareja y hermosa piel canela -¡como la de Jan!- sino porque presenta muy pocas imperfecciones. Deberá, sin embargo, cuidar el cabello y sobre todo la expresión corporal para no resultar exagerada en sus ademanes.
Asimismo, deberá emplear pupilentes amarillos.

Personaje alternativo

Ninguno de momento

http://quixoteotaku.blogspot.com/2010/03/elena-mendez-jan-valentine-millenium.html

terça-feira, março 16, 2010

ORGÁSMICAS EN MINERÍA

Antología mínima del orgasmo
  • Ediciones Intempestivas presenta su primer volumen antológico
  • En un ambiente de alborozo, casi una decena de autoras leyeron su colaboración

México, DF a 26 de febrero de 2010.- Ediciones Intempestivas, sello editorial regiomontano, presentó esta tarde en la FIL de Minería, Antología mínima del orgasmo un volumen de texto breve, minificción y poesía dedicado a la búsqueda femenina por el ideal del placer sexual: El orgasmo.

De acuerdo con Livier Fernández Topete, su editora, Antología… no tiene perspectiva de género, menos aún, interés feminista. Lo que compila el volumen, en poco más de media centena de autoras, es el anhelo por la diversidad de voces y su translación a letra impresa: “Orgasmos de todo tipo (recién hechos, recordados imposibles, rabiosos, nostálgicos, festivos o tristes) conviven en este libro colectivo en su mejor acepción”.

Una niña que descubre su sexualidad erótica montándose en la poltrona de su abuela, una mujer “heteroflexible” pero nunca lesbiana, una analogía vaca-toro, mujer-hombre; la iluminación vía el amor tántrico, una apropiación alternativa a la poesía de José Alfredo Jiménez y un juego seudomoralino de monásticas proporciones, fueron ejemplo leídos esta tarde en el recinto palaciego de Tacuba.

Asimismo, Fernández Topete declaró que “esta azarosa y afortunada red de complicidades aunque comenzó con las autoras, no terminó con ellas, pues al impulso de vida: Eros, ellas, siguen dando rienda suelta al movimiento”. Finalmente, declaró sentirse “en deuda” con los autores masculinos por lo que ya prepara un tomo similar visto desde los ojos de los varones.

En voz viva, de primera mano, casi una decena de autoras presentaron su orgasmo: Judith Castañeda, Eve Gil, Elena Méndez, Nadir Chacin, Amélie Olaiz, Montserrat Hawayek, Elia Martínez Rodarte, Odette Alonso y la propia Livier Fernández Topete.

http://feria.mineria.unam.mx/index.php?opcion=3&opcionprensaydifusion=136

terça-feira, março 09, 2010

PARRA, CUENTISTA: SOMBRAS DETRÁS DE LA VENTANA, DE EDUARDO ANTONIO PARRA

El cuento es un género que a últimas fechas se considera que “no vende”. Escritores como David Toscana sostienen tajantemente dicha idea. Sin embargo, el autor regiomontano cita a su contemporáneo Eduardo Antonio Parra (León, 1965) como una brillante excepción, pues ha privilegiado este género de manera exitosa.
Parra, cuyos relatos han sido traducidos al inglés, francés, portugués, alemán e italiano, reúne en Sombras detrás de la ventana. Cuentos reunidos, sus cuatro libros dedicados a dicho género: Los límites de la noche (1996), Tierra de nadie (1999), Nadie los vio salir (2001) y Parábolas del silencio (2006), todos ellos publicados en su momento por Ediciones Era, que los compila ahora.
Con el penúltimo obtuvo en el 2000 el Premio de Cuento Juan Rulfo, otorgado por Radio Francia Internacional, mientras que esta compilación resultó ganadora del Premio de Narrativa Antonin Artaud 2009.
Parra, pese a ser guanajuatense, ha sido considerado parte de la llamada Narrativa del Norte, junto con algunos otros escritores notables como Élmer Mendoza, Luis Humberto Crosthwaite y Daniel Sada -por citar algunos-, principalmente, por ubicar sus historias en los rumbos norteños y sacar a la luz, mediante ellas, las miserias y grandezas que en estos acontecen.
Entre los tópicos utilizados por Parra podemos mencionar la violencia, la noche, las situaciones-límite y el caos urbano, sobre todo en el norte, espacio que le obsesiona.
Se ha señalado en la obra de Parra la gran influencia que ejerce Rulfo sobre ésta –y, cabe señalar, no sólo en ella, sino en la de los ‘norteños’, en general-.
Influencia que para mí resulta clarísima en relatos como “Viento invernal”, donde una joven mujer está a punto de parir a su segundo hijo, producto de una aventura, mientras su hijo mayor, concebido en matrimonio, se halla moribundo. Este cuento me remite a uno poco conocido de Rulfo, “La vida no es muy seria en sus cosas”, acerca de las desventuras de la maternidad.
Otro cuento con marcada influencia rulfiana es “El cazador”, donde un matón a sueldo busca a un joven para vengar el asesinato del único hijo de un matrimonio anciano. Mediante la enunciación interior de los personajes principales podemos conocer sus motivaciones, su miedo, la obsesión que sienten el uno por el otro, como en “El hombre”, del autor jalisciense.
La noche y sus pasiones desatadas brillan en “Nocturno fugaz”, donde un joven pretende ligar en un antro a la mujer más codiciada, sin lograrlo; en “Nomás no me quiten lo poquito que traigo”, donde Estrella, un prostituto, es solicitado por dos policías, quienes lo roban y someten a múltiples vejaciones; y en “Nadie los vio salir”, donde un par de ángeles sexuados calientan la noche en un prostíbulo de poca monta.
Uno de los grandes aciertos de Parra consiste en darle la vuelta al lugar común, causando estremecimiento en el lector. Así, en uno de sus cuentos más sublimes, “Cuerpo presente”, reinventa la figura de la prostituta con corazón de oro; en “El laberinto”, presenta a un Otelo ‘paracaidista’, ansioso de vengar su honra mancillada; en “La piedra y el río”, se fascina ante una Penélope fronteriza, mientras que en “Plegarias silenciosas” muestra a un delincuente de alma piadosa, que se librará de sus enemigos gracias a Malverde, devenido patrón de los narcos.
Parra se ha convertido en un clásico vivo de la literatura mexicana, como señala, sin exagerar, la contraportada de este libro.
Elena Méndez
____
Eduardo Antonio Parra,
Sombras detrás de la ventana.
Cuentos reunidos,
Biblioteca Era,
Ediciones Era/CONACULTA/Fondo Editorial de Nuevo León/UANL,
México, 2009,
448 pp.

sexta-feira, março 05, 2010

FRASES CÉLEBRES DE LA FIL DE MINERÌA



-¡Vienes arregladísima! (Felipe Garrido)


-Me siento culpable cuando leo por placer (Eve Gil)

-Gonzalo Rojas es uno de sus tatuajes más recientes (Eduardo Casar, hablando de sí mismo en tercera persona).

-¡Están bien padres sus tenis del Santo! (Vicente Quirarte)

-Hay que comprar los libros de los amigos (Fernando Macotela, director FILPM)

-¡Si me invitaron a hablar! (María Luisa 'La China' Mendoza)

-Fuimos parte de una generación precoz y, obviamente, procaz (René Avilés Fabila)

-China, ¡eres una chingona! (Elena Méndez)

- ¡Niño estúpido! (Nadir Chacín)