sábado, janeiro 30, 2010

SARAMAGO, BLOGUERO: EL CUADERNO, DE JOSÉ SARAMAGO


José Saramago (Azinhaga, 1922), acaso sea el bloguero literario más afamado del mundo. Premio Nobel de Literatura en 1998, escéptico radical, comunista hormonal, ateo declarado, escribe para desasosegar, como él mismo afirma. Y lo consigue pues, quien lea en El cuaderno las 119 entradas que acumuló durante seis meses (de septiembre de 2008 a marzo de 2009), no quedará indiferente.

Dentro de la página de su Fundación emprendió fervorosamente dicha tarea, convencido de que “el blog va iluminándole el camino al autor: es ésa su virtud”. Así, nos enteramos de Caín, su más reciente novela, cuando apenas era un work in progress cuyo nombre se negaba a revelar; eso sí, aclara que constaba de “sólo una palabra” que “contaría, por sí misma, toda la historia”.

El autor lusitano, en su afán provocador, dedica gran parte del blog/libro a cuestionar dos temas harto polémicos: Política y Religión; o, mejor dicho, Las Religiones; sobre éstas sostiene, junto con el teólogo suizo Hans Küng: “Las religiones nunca han servido para aproximar a los seres humanos los unos a los otros”.

Elabora una crítica feroz acerca de la Izquierda, que hizo mutis ante la airada diatriba de éste; se regocija del zapatazo lanzado contra George W. Bush cuando todavía era presidente; rechaza con vehemencia cualquier oscurantismo o fundamentalismo contemporáneo, encarnados ya sea en la vergonzante persecución de Israel al pueblo palestino; los delirios tiranos de Il Cavalieri, Silvio Berlusconi; la paranoia de Estados Unidos, reflejada en su absurda lucha antiterrorista; o el empeño inquisidor de Ratzinger, que augura un supremo castigo para “los cristianos incoherentes”.

Mas estas páginas no se limitan sólo a desasosegar o a iluminarle el camino al autor. También iluminan, claro, al lector, a quien vuelve cómplice de la lealtad que siente hacia Pilar, su esposa; de su fascinación por el también lusitano Pessoa, uno y múltiple; de cuando se siente “vivo, vivísimo” al hablar de la muerte; de sus lágrimas conmovidas al saber que Sigifredo López, diputado colombiano secuestrado por las FARC -que lograría ser liberado- comparó a la inquebrantable luchadora social Piedad Córdoba con la mujer del médico de Ensayo sobre la ceguera; de su desazón ante las infames condiciones en que vive Susi, una elefanta deprimida del Zoológico de Barcelona; de su solidaridad con el pueblo español tras el fatídico episodio de Atocha…

El cuaderno, sin duda, acercará todavía más a Saramago, el escritor, el hombre, con sus lectores dispersos por el orbe. Baste mencionar las prontas traducciones que ha tenido al español –realizada por su compañera-; catalán e italiano.

Elena Méndez
____

José Saramago,

El cuaderno

(título original: O Caderno),

Traducción: Pilar del Río,

Fundación José Saramago/Alfaguara,

240 pp.

http://www.revistaespiral.org/espiral_26/literatura_elenados.htm

Um comentário:

elena disse...

LA PRESENTE RESEÑA TAMBIÉN HA SIDO PUBLICADA EN:


http://www.siempre.mx/index/index.php?option=com_content&view=article&id=2003:el-cuaderno&catid=40:cultura&Itemid=169