segunda-feira, janeiro 18, 2010

REALISMO MÁNGIKO: SHO-SHAN Y LA DAMA OSCURA, DE EVE GIL


Eve Gil (Hermosillo, 1968) es una escritora a quien le gusta experimentar con diversos géneros. Baste recordar su penúltima novela, Virtus (2008), donde hace una alegoría del México arruinado, incursionando en la ficción especulativa, la cual, según ella, consiste en “hablar del presente como si fuera el futuro”.

Ahora, con la publicación de su novela Sho-shan y la Dama Oscura, anunciada como “la primera novela en español acerca del manga” vuelve a sorprendernos.

Quizá esta novela sea más ambiciosa que la anterior, al conllevar varios riesgos para la autora: no sólo pretende conquistar al público infantil y juvenil, sino que además inaugura un género, al que ha denominado “realismo mángiko”.

Esta novela se apropia de recursos propios del manga y el anime para abordar la intolerancia hacia ‘los otros’, los considerados distintos por cuestiones de raza, orientación sexual u otras razones, como el Síndrome de Asperger, trastorno consistente en una falla de las neuronas espejo (aquellas que permiten socializar), y en el cual los pacientes muestran síntomas de autismo mezclados con hiperactividad.

La historia está contada por Violeta Monsalve, alias Murasaki Fujita, la mangaka –realizadora de mangas- más joven del mundo, quien, haciendo una narración retrospectiva (apoyada en fragmentos de su diario infantil, ilustraciones y ‘videos’), refiere la tragedia familiar que se suscita cuando su hermana, Luisa -alias Cho-chan, “Niña mariposa”, obsesionada con estos insectos-, de cinco años de edad, es acusada de matar a su mejor amigo y condiscípulo, Toto. La niña es incapaz de rendir declaración, dado que parece Asperger y jamás ha podido hablar.

Violeta y sus exitosos padres, la escritora Dagmar Oscura y el médico Luis Monsalve, buscarán defender a cualquier precio la inocencia de la criatura, quien es sometida a arraigo domiciliario, tras la fuerte presión de la familia del niño fallecido. Situación por demás absurda: amén de

carecer de pruebas, una criatura tan pequeña no puede ser enjuiciada.

La prensa amarillista azuza a la opinión pública en contra de la presunta asesina, calumniando a su familia y ensañándose particularmente con Dagmar Oscura, a quien acusan de haber educado pésimamente a sus hijas, por consentir que vean series japonesas harto violentas, entre otros infundios.

Entre tanto acontecimiento disparatado ocurre uno todavía mayor: Violeta-Murasaki es contactada por Arigato Sensei, un monje budista, quien le revela que tanto ella como su madre y hermana son seres híbridos, mitad manga-mitad humanas…

Tal confesión suscita en la chica todavía más dudas, pues sigue sin saber el por qué de sus evidentes rasgos chinos, la amnesia de su madre, la mudez de su hermanita, la muerte del amiguito de ésta. Circunstancias que hallarán su explicación tanto en el mundo fantástico como en el real, donde el demonio acecha y oprime en las más variadas formas…

Elena Méndez


___

Eve Gil

(Ilustraciones: Murasaki Fujita),

Sho-shan y la Dama Oscura,

Suma de Letras,

México, 2009,

218 pp.

http://www.justa.com.mx/?p=19535


Um comentário:

elena disse...

LA PRESENTE RESEÑA TAMBIÉN HA SIDO PUBLICADA EN:


http://www.revistaespiral.org/espiral_26/literatura_elena.htm