domingo, outubro 11, 2009

RAÚL CASAMADRID SOBRE HETEROFLEXIBLE

from Raul Casamadrid
to Elena Méndez
date Sun, Oct 11, 2009 at 7:40 PM
subject Re: HETEROFLEXIBLE
(CUENTO INCLUIDO EN 'ANTOLOGÍA MÍNIMA DEL ORGASMO')
...pos aí tienes que me gustó un chingo..., no tiene desperdicio. Desde el comienzo te agarra y, como es breve, es dos veces bueno; creo que los cuentos tienen que ser breves, y las novelas también.
El primer párrafo es una chingonería, una verdadera joya.., con una enorme economía de palabras te plantea un millón de cosas: sabes que la protagonista se dirige a una amiga norteña, con la cual tiene bastante intimidad o identidad; sabes que la narración se llevará a cabo en Oaxaca a donde llega acompañada por Richie, seguramente un gay (esto se confirma después) que es escritor, goza de cierto reconocimiento y de bienestar económico, tal es así que puede costearle el viaje a la narradora, por lo que se deduce que son grandes amigos y que comparten, también, intimidad...(aunque deja, inteligentemente, la duda de cuánta...)
En el segundo párrafo se confirma lo que el anterior esboza; y se amplía un poquito la información: la narradora tuvo una decepción amorosa con el cretino de Ken, que buscó cualquier pretexto para no casarse y se fué a juntar con la primera que apareció. Se destaca el cariño implícito que Richie profesa por la narradora; se da uno cuenta de que sí son amigos íntimos pero no sexuales, más como hermanos... (el papiloma ahora, y la referencia al aroma del sexo femenino, después, le dan un peso específico muy real y demoledor a la narración)
Después se complementa el desarrollo de la acción, se confirma la identidad sexual de Richie y la gran amistad que los une, se transparenta también el nivel intelectual de los personajes con las citas a Onetti, Proust, Piazolla, Gotan y el Museo de Arte Moderno, sin embargo nada de lo anterior entra de manera forzada ni le da a los personajes el carácter pesado o vanidoso que regularmente rodea a los intelectuales...
La llegada al antro también vale oro: la ciudad descrita con una sola palabra: barroca. El antro en un sótano, kitsch el decorado, el aroma del vodka amandarinado y el sonido cadencioso del bandoneón... el brillo licencioso en las miradas de las mujeres, desprovistas de pudor y en pleno ligue... tigresas.
Entre las que destaca la mirada azul, plúmbago -deliciosa palabra-, en el rostro de la espigada alemana... (descrita, también económicamente pero con gran destreza... igual a una multitud de europeas que pululan por la señorial ciudad y que en algún momento también han sido minuciosamente diseccionadas por Leonardo da Jandra)
Una vez armado el nudo las protagonistas llegan al clímax, sexual y del propio cuento, que termina con un flashazo, un destello genial, cuando ella se define como heteroflexible.
Así deben de acabar los cuentos, de una manera fulminante y sin anunciarlo.
(...)
Creo que el cuento o la novela, y también en la poesía y, es más, en toda la literatura, así se trate de guiones, de periodismo, de ensayo, crónica, y hasta de crítica literaria, el autor debe de encontrar un "aire", un tono, un color, un aliento que lo identifique y en medio del cuál se pueda mover como Juan por su casa..., este tono es el que define de algún modo al artista creador, es lo que se conoce como estilo, pero el verdadero estilo es muy dificil de encontrar, generalmente se imposta, pues aquel que tiene estilo no lo busca, sino que lo encuentra, y una vez que lo tiene y lo ejecuta ya no se le puede ir o escapar, pues es parte de su misma obra, vienen juntos, pegados, en paquete. Cuando el estilo es buscado, metido con calzador, no da para más; inmediatamente, a las primeras de cambio se empieza a deslucir y se le cae el barniz y sólo queda una pátina, las más de las veces pálida y sin color...
Por ello creo que tú has alcanzado ese modo, ese estilo de escribir; inteligente, fuerte, sobrio, femenino y actual... No lo había encontrado antes en otras autoras que pueden ser buenas narrando, pero sin esa fuerza interna que desbordas con precisión. Además, con sentido del humor, que en estos tiempos es oro molido...

Um comentário:

Luna Imaginaria disse...

Excelente comentario de este chico, Raúl.
Bravo, Elenita, vas por buen camino. Y sí, a mí también me divirtió mucho tu cuento.
A propósito... ¿sabes que te encontré citada en otra bibliografía de un libro de la unam? Luego te paso la ficha ;-)
Besos!!