sexta-feira, outubro 31, 2008

ESCRIBO QUE NO ESCRIBO: DIARIO DE LAS ESPECIES, DE CLAUDIA APABLAZA

Estamos en la época de las novelas híbridas; de las novelas que se niegan a sí mismas, como Diario de las especies, de Claudia Apablaza (Rancagua, 1978), editada en México por Jus y en Chile por Lanzallamas.
Novela híbrida por reunir en ella características propias del ensayo. Por basarse en los recursos del ciberespacio: específicamente, la creación de un blog, titulado, asimismo, Diario de las especies.
Dicho blog se constituye como un todo ubicuo y anónimo, pese a estar firmado por A.A. (Aurora Augé, heterónimo de Apablaza), aspirante a escritora de origen chileno, avecindada en Barcelona, quien asegura: “No creo en las fronteras (p. 13)”.
Resulta paradójico el hecho de que, si bien la red ha sido creada para comunicar a la humanidad, al mismo tiempo la aísla cada vez más. Así, la soledad de A.A. no deja de ser conmovedora: Especie de Bartleby recluida en una biblioteca que a su vez se halla dentro de otra, Barcelona, La Gran Biblioteca, como refiere que le llamaba su padre.
A.A. esboza, entonces, su poética sobre la novela, basándose en escritores que admira: Vila-Matas, Duras, Bolaño, Fresán… De este último rescata su planteamiento de la escritura de la novela como elección de una biografía, leitmotiv que permeará a lo largo del texto.
Niega teorías que da por superadas, como las del iceberg y la del knock-out, de Hemingway y Cortázar, respectivamente. Su mudanza a la Biblioteca parodia la idea woolfiana del cuarto propio.

La protagonista lleva otro blog, de manera paralela: mujerdegoma, compendio de relatos porno. Dichos blogs desatan enorme polémica entre sus lectores, algunos de ellos también dedicados a la literatura, como Personajefrustrado, quien comparte con A.A. el reiterado rechazo editorial a sus obras.
La permanente reflexión y búsqueda de la protagonista se entrelaza con el relato de su infancia, cuando era la niña de los sapos, exenta de tales preocupaciones.
Siempre está presente la idea del abandono. A.A., cual Bartleby, es consecuente con su afán de negación; desiste de sus intenciones creativas: “Ser persona es dejar de ser libro, de ser cita. Dejar de escribir. Yo nunca quise ser escritora. Yo no sé lo que es la literatura. Menos estar leyendo todo el día sumergida en una biblioteca” (p. 141).
En esta primera novela, Claudia Apablaza realiza un lúcido ejercicio sobre el rehusarse a la vocación para volver a lo humano. O, por qué no, a la condición animal. De ahí lo revelador, aunque enigmático, del título: Diario de las especies.

Elena Méndez
_____
Claudia Apablaza,
Diario de las especies,
Serie: Contemporáneos,
Editorial Jus,
México, 2008,
160 pp.

quarta-feira, outubro 29, 2008

HAY UN TIGRE EN LA CASA...

Eduardo Lizalde vendrá a Culiacán durante la Feria del Libro Los Mochis 2008.

quarta-feira, outubro 22, 2008

Y EL ÉLMER ME PUSO A LEER...

El Élmer impartió hoy el curso-taller "Un acercamiento a la lectura de la obra de Inés Arredondo para profesores y alumnos", dentro del Festival de la Lectura COBAES-Ayuntamiento*. Y entonces me pidió que leyera "La señal" y "Río subterráneo", dos de los textos más célebres de la autora. Y como al Élmer no le puedo negar nada, leí...
*Donde se rinde homenaje a ésta por el 80 aniversario de su natalicio.

segunda-feira, outubro 20, 2008

FELIZ CUMPLEAÑOS A TI...

Claudia Apablaza cumple 30 años hoy, 20 de octubre.
En la foto: Apablaza en el Parque del Retiro, Madrid, España.